jueves, 27 de septiembre de 2012

Psicoanálisis: aprender a vivir...



El psicoanálisis puede ser un modo de hacer experiencia: experiencia es aprender a vivir. Aprender a vivir es aprender a morir; también, aprender a estar con el otro: con su presencia y su ausencia. Aprender a vivir es imposible, pero es necesario… A propósito, este pasaje de Espectros de Marx de Jacques Derrida:

“Alguien, usted o yo, se adelanta y dice: quisiera aprender a vivir por fin.

Por fin, pero, ¿por qué?

Aprender a vivir. Extraña máxima. ¿Quién aprendería? ¿De quién? Aprender [y enseñar] a vivir, pero ¿a quién? ¿Llegará a saberse? ¿Se sabrá jamás vivir, y, en primer lugar, se sabrá lo que quiere decir “aprender a vivir?” ¿Y por qué “por fin?

[…]

Aprender a vivir ¿no es acaso la experiencia misma?

[…]

A vivir, por definición, no se aprende. No por uno mismo, de la vida por obra de la vida. Solamente del otro y por obra de la muerte. En todo caso del otro al borde de la vida. En el borde interno o en el borde externo, es ésta una heterodidáctica entre vida y muerte.

Nada es, sin embargo, más necesario que esta sabiduría. Es la ética misma: aprender a vivir ―solo, por uno mismo―. La vida no sabe vivir de otra manera. ¿Y acaso se hace jamás otra cosa que no se aprender a vivir, por uno mismo?  ¡Extraño empeño para que un ser vivo y supuestamente vivo, desde el momento en que este “Quisiera aprender a vivir” es a la vez imposible y necesario!”

Jacques Derrida, en Espectros de Marx, p. 11-12

No hay comentarios:

Publicar un comentario