lunes, 5 de noviembre de 2012

Nota sobre la muerte (inevitable)...


Agradezco a Ignacio Mancilla,  Esteban Arellano y Armando Correa la invitación a participar en esta noche en su programa de radio en www.radiomorir.com (lunes 10:00 p.m.). Aquí agrego una pequeña nota sobre una parte de lo que en esta noche hemos conversado:

"Es necesario hacer una distinción en la obra de Freud entre muerte y pulsión de muerte. Freud comprende que la muerte es el acontecimiento del fin de cada existencia; sin embargo, en De guerra y muerte (1915), dice que no hay representación para la propia muerte. El hombre sabe que va morir, pero está inclinado a denegar su muerte, a albergar la ilusión de inmortalidad. En otro texto, en Más allá del principio del placer (1920), la pulsión de muerte es concebida como una afectividad sin auxilio, sin liga y sin sentido. La pulsión de muerte es el impulso de la existencia de acabar consigo misma relizando el inevitable fin por encontrarse en una situación afectiva insoportable (sin auxlio, sin otro, sin representaciones, sin argumento, sin sentido). La relación del ser humano con su propia muerte es contradictoria: en situación de desamparo, está presto a sentir que no puede con la vida y por ello está impulsado a realizar la muerte para evitar el sufrimiento; a la vez, le es difícil concebir su propia muerte, está convencido de su propia inmortalidad."